Publicidad
  • Valoraciones muy positivas del dispositivo de Navidad en Gran Vía

    7 marzo 2018 escrito por  
    Luces de Navidad 2017 en c/ Gran Vía | Fotografía: Somos Chueca

    C/ Gran Vía durante el dispositivo de Navidad | Fotografía: Somos Chueca

    Los resultados de la encuesta sobre las medidas especiales de tráfico en Gran Vía y otras calles de Centro durante el periodo navideño 2017-2018 indican que las madrileñas y madrileños valoran muy positivamente las medidas del dispositivo de movilidad para Navidad.

    Según ha explicado el propio Ayuntamiento de Madrid, un 72,6% los encuestados durante el mes de febrero (452 personas) las aprueba, con una puntuación de entre 5 y 10 puntos en una escala en la que 0 significa “muy negativo” y 10 “muy positivo”.

    Del total de encuestados que estaban al tanto de la actuación, un 63% ha pasado por la Gran Vía durante Navidad, la mayoría de ellos (53,2%) por motivos de ocio; y un 72,8% considera que las medidas mejoran la movilidad peatonal, con una amplia apuesta por el transporte público (77,2%, frente a un 66,3% que lo hicieron en 2016-2017).

    El 22% de ellos afirman haberse desplazado hasta allí a pie y un 9,7% apostó por hacerlo en coche particular. Eso sí, una vez llegados hasta el Centro, el 91,4% optaron por moverse a pie por la Gran Vía y el 72,5% afirma haber utilizado el carril peatonal habilitado en la calzada (cuando el año anterior fue el 62,9%).

    Carril peatonal, más cómodo que la acera

    Respecto a los aspectos positivos y negativos que han encontrado los usuarios de este carril peatonal, el 53,7% que señala que es más cómodo que ir por la acera, aunque el 7,9% de los encuestados afirma que le ha producido miedo o inseguridad. En cuanto a los que no usaron el carril peatonal, el 40% afirman que no lo han hecho porque tienen la costumbre de caminar por la acera.

    Los encuestados también valoran muy positivamente el impacto de esta medida para el turismo y el disfrute del Centro de la ciudad. El 50% considera que fomentan tanto el turismo nacional como el internacional de Madrid, el 60,4% que permiten disfrutar mejor de la iluminación navideña, otro 54,2% que invitan a salir al Centro, un 72,8% considera que las medidas mejoran la movilidad peatonal, de ciclistas y motos; el 66,6% destaca que disminuye el ruido y prácticamente el 60% también pone de manifiesto que las medidas contribuyen a que disminuya la contaminación atmosférica.

    5.400 metros cuadrados de zona peatonal

    Coincidiendo con estos resultados, el Área de Medio Ambiente y Movilidad ha publicado el balance final del dispositivo de Gran Vía puesto en marcha desde la primera semana del mes de diciembre y en el período navideño, fin de año y Reyes 2017/2018.

    La nueva configuración de la Gran Vía permitió aumentar en 5.400 metros cuadrados la zona peatonal, con un reparto más equitativo del espacio público y un incremento de la movilidad a pie. En comparación con los datos obtenidos en noviembre de 2017, el incremento de peatones el 19 de diciembre fue de un 60% mientras que el 3 enero se incrementó hasta el 134%, con puntas de hasta 7.300 personas a la hora paseando por Gran Vía.

    También ha aumentado el uso de medios de transporte sostenibles (bus, bicicleta…), ha disminuido el tráfico rodado en la zona durante ese periodo y se han registrado menos accidentes y reducido las incidencias y la congestión del tráfico.

    Hasta la entrada en vigor de estas medidas los peatones tenían 8 metros de acera para transitar por la Gran Vía y ahora 14. La calzada, por su parte, ha pasado de 22 metros de ancho a 16 y el reparto del espacio se ha equilibrado: un 47% para peatones y un 53% para vehículos.

    Frente a la circulación habitual de 2017, en Gran Vía y zonas de influencia, y para el conjunto del período analizado, en la Gran Vía la disminución de intensidad de vehículos ha alcanzado el 37% en la Cuesta de San Vicente, un 24% en la calle Princesa el 19%, un 7% en el Paseo del Prado y un 6% en el Paseo de Recoletos, mientras que el tráfico apenas se ha visto alterado en los bulevares y las rondas.

    En los días intermedios a las restricciones -en los que no había prohibición de circular por Gran Vía- se registró igualmente una disminución de intensidad de vehículos en la zona (por ejemplo, un 14% menos en Gran Vía, un 7% menos en la Cuesta de San Vicente y un 16% menos en la calle Princesa).

     

     

     

     

    Mejora de la calidad del aire

    En relación con la calidad del aire, la reducción de carriles en Gran Vía ha producido una disminución significativa de la contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2), como ha puesto de manifiesto el análisis de los datos registrados por la estación de medición de Plaza del Carmen.

    El estudio muestra que el valor correspondiente al mes de diciembre de 2017 (51 µg/m3 de NO2) es el más bajo de todos los meses de diciembre en el período 2010-2017, convirtiéndose en el valor más bajo alcanzado en la estación de Plaza del Carmen en un mes de diciembre desde el año 2000 y que supone una reducción superior al 20% respecto a los años anteriores.

    Comments are closed.