Publicidad
  • Los Jardines del Arquitecto Ribera continúan esperando una fuente de agua potable

    8 agosto 2017 escrito por  
    Lugar donde debería estar la fuente de agua potable | Foto: Somos Malasaña

    Un cerco blanco delimita el espacio en el que debería estar ya la fuente de agua potable | Foto: Somos Malasaña

    Los Jardines del Arquitecto Ribera, inaugurados el pasado mes de junio para alegría de los vecinos, continúan a día de hoy con una importante carencia: la falta de agua potable en la zona de juegos infantiles, donde debería estar instalada una fuente pública.

    Dos meses después y en plena ola de calor la fuente sigue brillando por su ausencia, tal y como confirman nuestros compañeros de Somos Malasaña en la fotografía que ilustra esta noticia: en lugar de la fuente hay una línea blanca que delimita el espacio donde se ubicará.

    Desde Somos Malasaña señalan que los operarios de mantenimiento de la zona desconocen los detalles de la futura instalación de la fuente e instan a los vecinos a reclamarla a través de la línea de atención al ciudadano, el 010, “si es que quieren que se agilice su puesta en marcha”.

    La falta de agua, una de sus mayores carencias

    Poco tiempo ha pasado desde que los nuevos Jardines del Arquitecto Ribera recuperaran ese espacio verde entre Chueca y Malasaña, pero lo suficiente como para que vecinos y visitantes han notado una de sus mayores carencias: la falta de agua.

    Una falta de riego que, junto a las elevadas temperaturas alcanzadas en Madrid en los meses de junio y julio, ha contribuido a que se secaran gran parte de los árboles plantados, especialmente a los más cercanos a la calle Barceló.

    El agua también escasea alrededor del monumento a Mesoneros Romanos y en el pequeño río del que tanto disfrutaron los más pequeños durante la inauguración y que recordaban a escenas similares fotografiadas hace 80 años, cuando se instaló allí una piscina.

    El único surtidor que todavía funciona en la zona es el de la Fuente de la Fama, que solo se pudo ver (de cerca) el día de la inauguración. A partir de ese momento cerró su verja y quedó clausurado el acceso al patio, que pertenece al Museo de Historia de Madrid.

    Más información:

     

     

    Comments are closed.