Publicidad
  • Los barrenderos madrileños se ponen mañana en huelga indefinida

    15 mayo 2018 escrito por  
    Operarios del Ayuntamiento limpiando la Plaza de Chueca | Fotografía: J. M.

    Operarios del Ayuntamiento limpiando la Plaza de Chueca | Fotografía: J. M.

    La FeSP-UGT de Madrid se mantiene firme en su decisión de convocar a la plantilla del servicio de Limpieza Viaria de Madrid Capital a una huelga indefinida hasta que no se produzca un incremento salarial. El Ayuntamiento de Madrid ha fijado ya los servicios mínimos para cubrir los paros en el servicio: un 40% para la limpieza urbana habitual y del 50% para el servicio de limpieza urgente (SELUR).

    Según indica el decreto del área de Medio Ambiente y Movilidad publicado el día 14 de mayo en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid (BOAM), la huelga afecta a la limpieza urbana de los espacios públicos y de sus elementos, incluyendo las zonas y elementos de mobiliario urbano.

    En cuanto al servicio público de Limpieza Urgente (SELUR) en Madrid, deberá garantizar una limpieza urgente producida por ensuciamientos accidentales, limpieza de manifestaciones y eventos, apoyo a los servicios de emergencia de la Ciudad.

    Quedan excluidos como servicios esenciales y no tendrán servicios mínimos la eliminación de pintadas, grafitis, pancartas y pegatinas, la recogida de muebles del servicio del 010 (aunque sí seguirá prestando la atención telefónica), la limpieza de aceras con fregadora, el vaciado específico de papeleras selectivas, los baldeos mecánicos de calzadas, los barridos mecánicos de cualquier clase y los desbroces.

    La huelga de Limpieza Viaria de Madrid Capital dará comienzo a las 00:00 horas del 16 de mayo de 2018 y está motivada, según FeSP-UGT de Madrid, por «la actitud intransigente y desafiante de las empresas que, tras prácticamente 5 meses de negociación del Convenio Colectivo, aún no han puesto ninguna oferta encima de la mesa».

    Las dos asambleas informativas de ayer 14 de mayo confirmaban la convocatoria de paros de los 6.000 empleados encargados del servicio limpieza viaria de la ciudad. Tras cinco años con los sueldos congelados (circunstancia que aceptaron en 2013 para evitar más de 1.2000 despidos) y conociendo que en 2017 las empresas adjudicatarias tuvieron un incremento de los contratos, piden que este incremento se refleje en sus nóminas.

    «Ahora no quieren reflejar ni hacer partícipe a sus plantillas, que han sido las más perjudicadas en los periodos de crisis», denuncian desde FeSP-UGT de Madrid. «No vamos a consentir que la clase trabajadora siga llevando encima de sus hombros el peso de una crisis que “el Gobierno ya ha dado por superada”», sentencian.

    Deja tu opinión