Publicidad
  • Embolao, comida callejera cinco estrellas en la calle Gravina

    15 abril 2018 escrito por  
    Entrada de Embolao | Fotografía: Mecanismo

    Entrada de Embolao | Fotografía: Mecanismo

    En el número 14 de la calle Gravina encontramos un local chiquitito llamado Embolao. Un take away de lo más original y llamativo que ofrece en su carta dos únicos productos reinventados: perritos calientes al más puro estilo estadounidense para la selección salada y Egg Waffle hongkonés con helado para la dulce.

    La oferta salada tiene como base un pan brioche (que elaboran ellos mismos) sobre el que el cliente puede poner una salchicha del sabor que más le guste, acompañada de la salsa y topping de su elección. Un plato totalmente personalizable que no solo conquista por su sabor, sino también por su cuidada presentación.

    Perritos calientes de Embolao

    Perritos calientes de Embolao

    Para los amantes del dulce, el gofre de Embolao es la mejor elección. Una masa esponjosa que se rellena con helado artesano y una gran selección de toppings y siropes que se adaptan a los gustos de los paladares más exigentes.

    Este proyecto gastronómico, que apuesta por la comida callejera fácil de comer pero que no renuncia a los ingredientes de calidad, está comandado por Javier Aranda, el chef español mas joven en recibir una estrella Michelín y actual jefe de cocina de los restaurantes La Cabra y Gaytán (premiados a día de hoy con sendas estrellas).

    "Egg Waffle" con helado de Embolao

    “Egg Waffle” con helado de Embolao

    Del aspecto interior y exterior del local se encarga Mecanismo, un joven estudio de arquitectura especializado en diseño singular fundado por Marta Urtasun y Pedro Rica. Mientras que la parte financiera corre a cuenta de Manuel Zarrabeytia, experto en dirección de empresas y finanzas con una gran experiencia en el sector hostelero.

    ¿Cómo es Embolao?

    Interior de Embolao | Fotografía: Mecanismo

    Interior de Embolao | Fotografía: Mecanismo

    La imagen de Embolao tiene su origen directamente en la morfología del “egg waffle”, que es uno de los productos estrella de la carta. Se trata de una masa que se vierte en una plancha metálica compuesta por dos superficies conformadas por medias esferas huecas que, al juntarse y girarse durante el proceso de cocción, dan lugar a una masa sólida con una estructura de panal compuesto por bolas.

    Con esta idea en la mente, los diseñadores de Mecanismo comenzaron a desarrollar el concepto arquitectónico en este local de 15 metros cuadrados y planta calle. Una imagen potente y reconocible que también pudiera ser fácilmente replicable en futuros locales y a un coste limitado.

    Su apuesta fue un sistema prefabricado compuesto por objetos y elementos cotidianos descontextualizados e integrados como parte del mecanismo proyectual que, al mismo tiempo, facilitara la interacción del usuario con el espacio y lo convirtiera en un espacio fotografiable y atractivo para compartir en redes sociales.

    En el techo una bóveda de bolas de plástico blancas sobre un tablero negro que funciona como soporte y hace destacar las esferas, dándole volumen al techo. Para el suelo un pavimento de caucho negro de 5 mm de espesor, (propio de gimnasios y salas de musculación, pero también de parques infantiles) que proporciona un efecto “gomoso” que recrea un ambiente blando y agradable.

    En el centro del local una mesa-mostrador central en la que se desarrolla toda la actividad y con la que interactúa el cliente. Compuesta de piezas circulares, da servicio tanto al personal para la preparación del producto, como al comensal, a modo de zona de apoyo para la degustación.

    Mostrador de Embolao | Fotografía: Mecanismo

    Mostrador de Embolao | Fotografía: Mecanismo

    Deja tu opinión