Publicidad
  • Balance preliminar del corte de la Gran Vía: hacia un nuevo diseño de ciudad

    11 enero 2017 escrito por  

    El Ayuntamiento de Madrid acaba de hacer público el primer balance del dispositivo especial de movilidad aplicado en estas fiestas, que entre otras medidas incluía el corte de la Gran Vía en determinadas fechas.

    El operativo de planificación y seguimiento ha mantenido desde entonces varias reuniones (el 2 y el 30 de noviembre y el 21 de diciembre), con presencia de responsables de las Áreas de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad, Salud, Seguridad y Emergencias, y Desarrollo Urbano Sostenible, así como de las empresas municipales EMT y Madrid Calle 30.

    El grupo constituido se encargó de la evaluación y ajuste de las actuaciones en reuniones de trabajo específicas los días 5, 7, 9, 15, 21 y 29 de diciembre y 5 de enero, con presencia de representantes de Policía Municipal, Agentes de Movilidad, diversas Direcciones Generales de las tres Áreas de Gobierno citadas, las dos empresas municipales mencionadas, el Distrito Centro, el Consorcio Regional de Transportes y la Gerencia de Cercanías de Renfe.

    Balance de la circulación

    En general, se ha detectado una importante disminución general de la afluencia de vehículos privados a la zona, así como una reducción de la intensidad de vehículos en el área restringida y, en general, en el interior y el perímetro de la M-10 (eje Prado-Recoletos, Rondas y Bulevares).

    De este modo, según datos provisionales, ha quedado corroborado de forma preliminar (pendiente de un estudio en profundidad, actualmente en elaboración) que:

    • En la Gran Vía la disminución ha sido de un 43% de vehículos.
    • En la Cuesta de San Vicente la disminución media ha sido de un 20%, si bien en días como el 5 y 12 de diciembre, ha llegado hasta el 47% menos de vehículos.
    • En la calle Princesa el valor medio ha disminuido hasta el 25%.
    • En el Paseo del Prado la disminución ha sido de un 12%.
    • En el Paseo de Recoletos hasta un 13%.

    En los días intermedios a las restricciones –en los que éstas no aplicaban– se registró igualmente una disminución de intensidad de vehículos en la zona (por ejemplo, entre el 2 y el 10% menos en Gran Vía y entre el 4 y el 47% menos en la Cuesta de San Vicente, donde sólo se incrementó la intensidad en un día laborable).

    En vías aledañas a la Gran Vía, las complicaciones circulatorias se produjeron durante el primer fin de semana de cortes. Sin embargo, la situación fue normalizándose de forma paulatina, llegando a una situación aceptable en los días posteriores.

    Como consecuencia de la mejora en la situación circulatoria, el número total de cortes de acceso por saturación de vehículos desde la M30 (entrada de la A5 y Cuesta de San Vicente) hasta la zona afectada por las restricciones se ha reducido desde 10 en la campaña 2015-2016 (entre el 6 de diciembre y el 2 de enero) hasta sólo 2 en la actual (los días 5 y 10 de diciembre).

    Por el contrario, la afluencia de peatones ha sido muy elevada y, en algunos momentos, ha provocado ciertas dificultades de circulación en la propia Gran Vía, pese a la reducción de carriles y al corte total de la calle Mayor en otros.

    En este sentido, la planificación organizada de los cortes se valora como positiva, frente a los cortes puntales y sin información pública que se han venido efectuando años anteriores.

    Balance autobuses de la EMT

    La actuación de Gran Vía afectaba a 28 líneas de EMT en el entorno. La Empresa Municipal de Transportes ha realizado estudios comparativos del comportamiento de estas líneas los días de la intervención que están actualmente en proceso.

    Como conclusión preliminar, se ha observado que la demanda se ha incrementado en un 3% de media en el conjunto de líneas afectadas en los viajes con destino la zona de Gran Vía, llegando algunos días a picos de hasta el 5%.

    También se ha comprobado que, en el conjunto de líneas la regularidad, no se ha visto afectada por la medida y que los tiempos de viaje tampoco se han incrementado. La valoración por parte de EMT es muy positiva porque, sin afectar al servicio, se ha conseguido un mayor uso del transporte público para acceder al Centro.

    Actuaciones futuras para Gran Vía

    Para definir las actuaciones que se llevarán a cabo de cara a la ampliación del espacio peatonal, se están realizando estudios sobre los datos recogidos de las distintas acciones implementadas durante la Campaña de Navidad, tanto en la propia Gran Vía como en los alrededores.

    Asimismo, se tendrán en cuenta las futuras acciones de control de tráfico en el distrito Centro y las necesidades detectadas en cuanto a transporte público, carga y descarga, las de transporte de los distintos servicios hoteleros existentes en la zona y la red de aparcamientos públicos.

    Como eje vertebrador de la ciudad y que cumple una función de comunicación muy importante, se pretende potenciar la movilidad ciclista y el transporte público en la Gran Vía y disminuir la posibilidad de usarlo como viario de paso para atravesar la ciudad por un tráfico no finalista.

    El concejal del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha explicado que se pretende que todo el pavimento de la Gran Vía vaya a la misma cota, en una plataforma única «una actuación flexible, mediante elementos móviles (bolardos) o lumínicos para posibilitar la apertura de uno o dos carriles por sentido».

    Todo ello destinado a platear «medidas que, de forma intuitiva, permitan a conductores y peatones identificar el estado de apertura de Gran Vía», así como «medidas que hagan más eficiente la circulación», ha precisado Calvo.

    Comments are closed.